El vestuario de Oz, el poderoso